Construcción de la Ciudad Astral

Магазин Únete al Canal Telegram “Alquimia”

Autor: Ben Chelero

Строительство Астрального города

La reacción de las personas al conocimiento, similar al de la Construcción de la Ciudad Astral, está embotado por varias razones, pero esto no nos quita la responsabilidad de conocer el espacio. Seguimos sintonizados no según el principio de “agradar el tiempo”, sino el de interactuar con lo intemporal, mejor dicho, con un tipo peculiar de conciencia cósmica.

Para que esta Sintonización llegue a ser una fuente de conocimiento, la cognición de la Ciudad Astral debe ser una forma de cambio y perfeccionamiento no solo de nuestras sintonizaciones personales, sino también las espaciales. Esta actitud hacia el espacio es la principal herramienta para dominar la capacidad de la conciencia de resonar con las altas frecuencias y, como resultado, conocer la materialidad del pensamiento. Nuestra mente no conectada a los Campos superiores, se vuelve zoomorfa y pierde de las formas superiores de materialización.

La construcción de la Ciudad Astral es una especie, un proceso de materialización de las formas superiores del espacio, donde la principal herramienta es la conciencia de alta vibración, que no solo existe en el macrocosmos, sino también está presente en nuestro planeta, donde las personas son su portadores.

La Ciudad o el Templo astral es un lugar en el macrocosmos al que se trasladan aquellos que tienen conocimientos y la capacidad energética para organizar un espacio de vida, que se caracteriza por la Geometría de un plan especial. Ir a la Ciudad Astral es como mudarse a otro planeta. Y, no importa cómo la persona moderna comprenda o perciba esto. Es importante que hoy tenemos una evidencia de lo dicho y descrito en muchas leyendas, mitos y leyendas indígenas.

El Templo astral es determinada zona etérea poseedora de cierta frecuencia de energía, donde, con cierta preparación, se trasladaron tribus enteras, y de donde también podrían venir y materializarse en la Tierra, por así decirlo, los “superhombres”.

Строительство Астрального города

Fig. 1

 

Por supuesto, permanecer en la Ciudad Astral depende de las capacidades de uno. Y en general, la Ciudad Astral es un concepto que requiere cierta preparación de la mente. Implica la capacidad de percepción especial, donde entra también la percepción de la Conciencia Astral. Esta condición debe reducirse a una cosa: comprender la capacidad del cerebro de conocer y participar en la materialización en un estado que, desde el punto de vista de una persona común, es incorpóreo.

Para hacer esto, es necesario comprender que la carne de la persona es su cerebro, o mejor dicho, el Cuerpo del Cerebro. El cuerpo físico es carne que no representa la naturaleza humana en su forma pura, es solo un laboratorio para el cerebro.

El Astral tiene diferentes niveles y para la construcción de la Ciudad Astral se necesita un nivel con la energía de las frecuencias que no se descomponen. Este es el nivel del Séptimo Campo Integral. En este Campo, las características físicas tienen ciertas conexiones, las mismas que puede formar el cerebro. Es decir, nuestro cerebro es capaz de reconstruir estas conexiones y luego subordinar todo nuestro cuerpo a ellas.

Hablando de los niveles astrales del ser, es necesario comprender que se trata de una espiral multinivel en la que cada espira es un área de vida individual especificada. A pesar de que una espira sostiene a la otra, en cada una de ellas hay vidas diferentes para la conciencia. Nuestro cerebro puede estar orientado a las mismas; la única pregunta es la subordinación de todos nuestros procesos vitales al cerebro. De lo contrario, las propiedades de baja frecuencia destruirán las formas de alta frecuencia del estado.

Строительство Астрального города

Fig. 2

 

La Construcción de la Ciudad Astral se forma en la Tierra, por lo tanto, se requiere una cierta base totémica-egregórica del lugar. En otras palabras, surge la pregunta sobre la fuerza del lugar donde se realiza la Construcción de la Ciudad Astral.

Para los Mayas, ese lugar es el tótem del Coyote, que también es el tótem del Camino correcto y la capacidad de dirigir la energía al lugar correcto. Físicamente, es la formación correcta de impulsos, señales, que fueron leídos por los antiguos Mayas tan fácilmente como la tecnología especial las lee hoy.

Cada civilización es un grupo de Egrégor o Tótem, que tiene su propio Código sintonizado con el espacio en el que puede moverse la conciencia y el cuerpo de la persona que pertenece a este grupo. Lo que entendemos como cuerpo físico es un laboratorio que trabaja con la Luz interior y exterior. Por tanto, la realidad más elevada está en nosotros, en nuestro cerebro, y esto no es ilusorio, sino material.

Otra cosa interesante es que nuestra conciencia está representada por los planos superiores, y su desarrollo y funcionamiento depende del plan inferior. Por lo tanto, incluso al encontrar formas superiores en un espacio bajado o al pasar a lo superior después de dejar el cuerpo, todo esto se fija estrechamente (a nivel de la Luz, túnel, ruido o una sensación temporalmente fija de sentirse bien).

Y el problema aquí es que, como regla general, no podemos registrar experiencias más profundas, incluso si estamos en ellas. Hoy en día nuestra conciencia simplifica los conceptos metafísicos a fenómenos psicofísicos, y esto no nos da la posibilidad de penetrar en estos fenómenos. Hemos separado el mundo de los fenómenos del mundo de la conciencia, que es inadmisible para comprender la realidad superior.

Desde el punto de vista puramente tecnológico, la posibilidad de tal conexión fue notada por diferentes pueblos (principalmente en el período antiguo y post-antiguo). Y aquí vale destacar en primer lugar, a los indios Anasazi, la cultura con la que, quizás, debería comenzar el estudio del Templo Astral. Los Anasazi se dirigieron al suroeste de Norteamérica justamente para su construcción. El legado de los Anasazi guarda en sí las leyes y los signos que, si no arrojan luz sobre los secretos de este conocimiento, por lo menos indican la dirección del camino.

Строительство Астрального города

Fig. 3

 

Además, los Anasazi son los que lograron partir hacia la Ciudad Astral. Con toda probabilidad, esto sucedió alrededor del 1500-2000 a. C. El primer período de existencia de esta tribu es interesante, ya que se dedicaron a tejer el espacio atemporal y temporal, empacarlo. Esto indica la encarnación física de la Geometría Sagrada, que los indígenas Navajo más tarde manifestaron en símbolos geométricos y los Hopi en visiones. Da la impresión de que estaban completamente inmersos en cierto código, un sonido que emana del lugar sagrado de Mesa Verde.

Строительство Астрального города

Fig. 4

 

El mismo proceso de Construcción de la Ciudad Astral requirió un esfuerzo colectivo. Además, el esfuerzo colectivo fue visto desde la perspectiva de diferentes Campos. Fue especialmente importante pasar por los niveles de baja frecuencia, que están asociados con Seis Campos Integrales que pueden destruir las frecuencias más altas. En otras palabras, podemos hablar de seis esfuerzos espaciales de superación en el Camino a la Ciudad Astral. Nos encontramos con lo mismo en las Argonáuticas. Pero lo más importante, por supuesto, es el lugar mismo de la Tierra, en el que era necesario apoyarse en este proceso. Este es el lugar con mayor potencial energético, al que fue necesario llevar ciertas frecuencias.

Y lo más interesante es que se logra la capacidad de disolverse en estas vibraciones, lo que nos abre el camino a la búsqueda de las facetas misteriosas y de nuestra existencia. Resulta que la cumbre del desarrollo humano en la Tierra es la construcción de la Ciudad Astral, la creación de determinado modelo cristalino de vida.

Строительство Астрального города

Fig. 5

 

Para la construcción del plano astral se necesitan materiales. Se trata de determinadas formas moleculares con el número necesario de conexiones, que forman cierto tipo de tensión y pueden existir en un entorno físico más sutil, al que llamamos El Astral.

Y aunque hay trece formas de conexión en nuestro macrocosmos, solo se necesitan once (en diferentes combinaciones) para la Ciudad Astral. Tres como Ne (neón), Ar (argón) o He (helio). Cinco CH4 (metano) similares. Cinco BrF5 similares (fluoruro de bromo). Cinco SF6 similares (hexafluoruro de azufre). Cinco como C6H5CN (propionitrilo). Tres HC8CN (cianotetraacetileno) similares. Dos C6H6 (benceno) similares.

Asimismo, para la Ciudad Astral es importante el lugar durante el período de su construcción y como una fuente adicional de energía. Ciudades similares fueron construidas en el pasado por los indígenas Hohokam, Zuni, Maya, Inca… Pero en la historia moderna también se siguen haciendo intentos de construir Templos de cristal. En la actualidad, por supuesto, es difícil encontrar un lugar adecuado energéticamente, donde, por ejemplo, estaría presente una ionización especial del espacio, pero esto nos permite aceptar un momento importante de que somos nosotros quienes debemos aspirar al Templo, y no el Templo a nosotros.

Строительство Астрального города

Fig. 6

 

Percibir campos elevados requería la comprensión del punto de No-Retorno. Para ello, era necesario no solo comprender, sino también calcular las tensiones de estos Campos para acercarnos a una especie de este punto de No-Retorno. Tal punto obligatoriamente debe ser característico del espacio en el que se puede construir la Ciudad Astral.

La Construcción de la Ciudad Atlántica pertenece al conocimiento de los Atlantes o lo que se llaman estados alienígenos, es decir, es similar a la creación de un planeta, por así decirlo, artificialmente. En realidad, se utilizan materiales del espacio tridimensional. En consecuencia, la Ciudad o Templo Astral se construye de acuerdo con las leyes de todo el macrocosmos. Este proceso se registró durante la construcción del primer Templo, cuando las condiciones permitieron unir frecuencias y el Cuerpo Etéreo en nuestro planeta.

Строительство Астрального города

Fig. 7

 

El Cuerpo Etéreo se forma en el cuerpo físico y se ubican en el cerebro. Sin desarrollar apoyo en nuestro cerebro (como, por ejemplo, el cuerpo se apoya en el pie), actuamos solo como transmisores de algún tipo de conexiones que se pueden arraigar en nuestro cerebro.

Es interesante reflejar el conocimiento sobre la Ciudad Astral, relacionado con el cerebro, del cual tenemos evidencia obtenida durante la excavación de asentamientos Mayas. Y como hoy solo se nos ha revelado la versión Maya, lo mejor es conocer este proceso desde su perspectiva.

En la actualidad, la principal tarea del Templo de Cristal, por supuesto, no es la construcción de Ciudades Astrales (esto requeriría macizos tan enormes como, por ejemplo, Tikal, Monte Albán o Machu Picchu), sino un cambio en las leyes energéticas del tiempo, que nos privan de la comprensión real de los procesos energéticos, comprensión de la Conciencia Astral.

Строительство Астрального города

Fig. 8

 

El cuerpo físico, como el astral, tiene cierta forma de conciencia, sin embargo, para la Razón Superior, la conciencia es nuestro cuerpo. Para una persona, esto es solo un punto, un centro del cerebro, capaz de activar vibraciones similares.

La Ciudad Astral o el Templo de Cristal Astral no es solo un lugar, es determinado sistema de conexiones de alta frecuencia que ayuda a todos los que están conectados con ella.

Строительство Астрального города

Fig. 9

 

Al participar en la construcción de la Ciudad Astral, es importante no poner menos esfuerzo en el poder del Tótem. Éste es tanto la base de la fuerza del constructor como la fuente de fuerza de la Ciudad Astral.

Por lo tanto, los Mayas fueron los que nos mostraron la realización, y la denominación del conocimiento – los Anasazi. Entonces, probablemente, el conocimiento sobre el Templo de Cristal nos lleva a Jerusalén, donde se creó el modelo energético del “superespacio”. Se suponía que contenía un cristal que, si era necesario, se podía sacar del Templo. Este cristal más tarde se llamó Grial. El problema es que el Grial solo funciona en el espacio cristalino, ya que vive según la ley de la intemporalidad. Y aquí, quizás, nos estamos acercando a la respiración del espacio.

Строительство Астрального города

Fig. 10

 

La base para la percepción del espacio Astral está en la comprensión de éter, es decir, los lugares donde se realizan distintos procesos y están diferentes fuentes de nutrición, ante todo, la respiración — el principal principio energético de la existencia en las esferas superiores del macrocosmos. Por supuesto, esta respiración es diferente de nuestra comprensión de la respiración y se parece más al proceso de ionización, algo así como el estado del aire después de una tormenta. Sin embargo, también hay diferentes formas de respiración, pero para entrar precisamente en la Ciudad Astral se necesita dominar la respiración etérica.

Además, el éter es un plano diferente de respiración, es el apoyo de la vida en los niveles superiores. Lo determina y regula el Sexto Campo Integral que representa el lugar donde puede vivir el cuerpo de la mente de la persona que se nutre del éter. Es el espacio donde está el Jardín del Edén.

Строительство Астрального города

Fig. 11

 

Luego ya hay que prestar atención al cultivo de la energía, que es lo que debería hacer el Grial.

En muchas culturas, el Grial ha reemplazado al oro. Y si para generar la energía necesaria se requerirá mucho oro, pues el Grial podría caber en un pequeño bolso. Y, por cierto, la idea del oro y Eldorado, que tanto perseguían los blancos, no era más que un generador. Los conquistadores nunca encontraron un generador de este tipo, ya que está bajo una protección confiable. Hay muchas historias en las que alguien vio mucho oro, pero luego desapareció en alguna parte.

Interesante en este sentido es la actividad de los Templarios, quienes buscaron el Grial y recolectaron oro, y todo con un propósito. Por lo tanto, el oro templario nunca se encontrará, dado que lo usaron para la creación del generador.

Строительство Астрального города

Fig. 12

 

El cultivo de energía es un proceso que permite crear diferentes formas de frecuencia en el espacio, materializando la energía como la creación de un cristal. Para la construcción de la Ciudad Astral, este es un tipo de material de construcción, una cierta forma de Luz, de la cual está hecha la Ciudad Astral. Y los constructores de la Ciudad Astral percibían e interactuaban con esta forma de Luz.

Las Ciudades Astrales existían sobre la Tierra, cuyos nombres más tarde se convirtieron en nombres de deidades. La Ciudad de Ra (más tarde el dios del sol egipcio), Pradera para los celtas, para los Aztecas es el dios del sol Tonatiuh. Es imposible no mencionar la ciudad de Cíbola, la ciudad dorada de los Anasazi.

Con el tiempo, en la Tierra comenzó a perderse la fijación del espacio. Era necesario mantener el enganche, lo que creó dificultades adicionales para los constructores de la Ciudad Astral. Es decir, se ha convertido en una especie de recuerdo. Por lo cual, fueron creados todos estos dibujos, pero en general son textos, o mejor dicho, códigos, que deberían de implantarse en la conciencia humana, ya que la conciencia empezó a perder la fijación.

INBI

Videos acerca del tema

  • Constructores de la Ciudad Astral. Прочесть статью

Shopping cart