Kūkai (Mar del Vacío)

Магазин Únete al Canal Telegram “Alquimia”

El grado de confiabilidad en la percepción de cualquier fenómeno se determina para el hombre por varios parámetros:

  1. La aceptación y difusión de este fenómeno en la sociedad.
  2. La presencia de cantidad suficiente de información acerca de este fenómeno.
  3. La presencia de la experiencia personal de presenciar o experimentar este fenómeno.

En este sentido, tenemos que aceptar que hoy en día la cuestión de la Inmortalidad, la santidad u otros estados altos del hombre se encuentra, más bien, en el campo de la mitología o la teorización pura con un toque de anti-ciencia.

Cuando hablamos de cuerpo imperecedero, nos referimos a la capacidad única del cuerpo humano de no sufrir el proceso natural de descomposición después de la muerte y guardar algunos signos que son característicos solo de un organismo vivo. En todo momento, tales cuerpos se convirtieron en objeto de adoración, ya que se creía que sus dueños alcanzaron un alto nivel de espíritu durante su vida.

Entre las formas prácticas de lograr el cuerpo imperecedero se menciona el seguimiento de ascetismo estricto, permanecer constantemente en oración y realizar rituales, restringir la comida o tener una dieta especial, seguir altos valores morales, descender una bendición divina especial, realizar prácticas especiales, etc.

Podemos encontrar varias designaciones del fenómeno de la carne imperecedera: el Cuerpo Imperecedero, las Reliquias Sagradas, el Cuerpo Nirvánico, etc. En las tradiciones taoístas y budistas, la adquisición de un cuerpo imperecedero generalmente se correlaciona con el logro de la Inmortalidad. El practicante adquiere este estado como resultado de la transformación interna, como resultado de la meditación, la realización de técnicas especiales o la entrada en un estado especial de revelación. Todo esto cambia los procesos biológicos que ocurren en el cerebro y el cuerpo de la persona.

Se conocen numerosas historias sobre personajes históricos reales que bloquearon los procesos físicos de destrucción, que fueron venerados como inmortales. Uno de los maestros más venerados de Japón es el maestro Kukai (Mar del Vacío, 空 海), quien nació en 774 en la isla de Shikoku.

La importancia de Kukai para la formación de la cultura japonesa es enorme: le llaman Kōbō-Daishi, el Gran Maestro. Es venerado como un importante activista religioso, cultural y social, distribuidor de enseñanzas budistas. Es el fundador de la Escuela Shingon, la principal escuela budista en Japón. Asimismo Kukai es considerado uno de los tres más grandes calígrafos de su tiempo y un Maestro del trabajo con el sonido.

Saeki no Mao (el nombre de Kukai al nacer) nació en la familia de un funcionario (jefe del condado), su madre era hija de un famoso científico. El niño recibió una excelente educación, desarrolló una gran curiosidad y mentalidad filosófica, lo que lo llevó a la comprensión profunda de las leyes del mundo y el espíritu humano. Debido a que en la familia Mao había no solo eruditos, sino también clérigos sintoístas, a la edad de catorce años se mudó a vivir al templo de la familia Saeki in, ubicado en la capital de Heijō-kyō. Bajo la guía de su tío Saeki no Imaemishi, quien fue mentor del hijo del emperador gobernante, comenzó a estudiar retórica, caligrafía, historia, literatura y las obras de Confucio.

A los 18 años, Saeki no Mao fue a la universidad, donde estudió literatura y leyes clásicas chinas. Sin embargo, un año después decidió abandonar por completo el camino del mundo y se fue a las montañas, aceptando el ascetismo budista. Mao se dedicó por completo al estudio de las enseñanzas filosóficas, después de haber creado, a la edad de 24 años, el Tratado sobre las Tres Doctrinas, donde realizó un análisis comparativo del confucianismo, el taoísmo y el budismo. Estudió profundamente el concepto de Dharma budista, estudió Tantra, curación con hierbas y minerales, también el idioma chino y sánscrito.

Durante estos años, el joven monje trabajó con el sonido (Mantra), el símbolo (Mandala) y, según la leyenda, obtuvo la iluminación, que en la historia se describe como la iniciación del Lucero del Alba (Venus), que voló hacia la boca de Mao cuando meditaba en una cueva desde la que se veían solo el mar y el cielo.

Yéndose a las montañas, Saeki no Mao comenzó a llamarse Kyokai (Mar de la Enseñanza, 教 海) o Joku (Discurso del Vacío, 叙 空). Oficialmente, recibió la tonsura a la edad de 27 años bajo el nombre de Muku (Espacio del Vacío, 無空); en esos días, era necesario obtener el permiso oficial de las autoridades para obtener el rango de monje. En 804, Kukai estaba en un grupo de monjes que fueron enviados a China para recibir capacitación a largo plazo.

En vez de los 20 años planeados, Kukai pasó solo dos años allí: durante el primer año y medio estudió con varios grandes maestros de esa época, ya que inmediatamente reconocieron en él un alto nivel de preparación y penetración en las enseñanzas del Dharma. Pasaron otros seis meses en la provincia de Yue, donde estudió productos farmacéuticos, ingeniería y otras ciencias y continuó estudiando y compilando manuscritos y tratados budistas.

“Se fue un mendigo, regresó con fruta”, dijo Kukai, regresando a su tierra natal en 806. Como resultado de sus búsquedas en el Imperio Celestial, Kukai trajo materiales únicos y reliquias a Japón: numerosos textos budistas, Mandalas, imágenes de maestros, objetos rituales, vestimentas y reliquias de Acharya, etc. Luego de regresar, fundó los nuevos templos de Totoyji y Tinkoku-ji e introdujo una nueva forma de enseñanza: aprender lo desconocido, escuchar lo inaudible.

En los años siguientes, Kukai realizó rituales e iniciaciones, participó en la construcción de complejos de templos, escribió trabajos teóricos y prácticos serios (“La doctrina del Dharma abierto y arcano”, “Sobre el significado de las palabras: “Llegar a ser Buda en este cuerpo”, “Sobre la realización del Camino de la transmisión oral y escrita”, “Doctrina de los asuntos secretos del Estado en el espejo del conocimiento iluminado”, “Clave secreta hacia el Sutra del Corazón”, etc.).

En 828, en el Templo de To-ji, abrió la primera escuela para representantes de todas las clases y escribió el famoso trabajo, «Prefacio al estudio en el Convento para el logro de las Artes, las ciencias y el cultivo de la sabiduría”. Los alumnos de la escuela estudiaron filosofía y ética confuciana, taoísta, budista, así como diversas artes. Fue Kukai quien tomó la iniciativa y estableció la tradición de llevar a cabo un curso de instrucción de siete días de prácticas en la corte, que se mantiene hasta hoy en día en Japón.

Kukai, como todos los grandes Maestros, sabía sobre el momento de abandonar el cuerpo y poco antes entregó las enseñanzas a sus alumnos. Según testigos presenciales, se sentó a meditar y dejó el cuerpo a la edad de 61 años, entrando en un estado eterno de Samadhi, mientras que, según la leyenda, su cuerpo permaneció imperecedero. El cuerpo de Kukai está en un mausoleo en el territorio del Templo de Okuno-in y conserva signos de un cuerpo vivo. Algunos monjes afirman que Kukai todavía viaja por las provincias de Japón, señalando su ropa desgastada que cambian en el cuerpo del inmortal cada 21 de marzo.

INBI

Recomendamos

Shopping cart